Venezuela rechazó la licencia petrolera otorgada por Guyana en áreas «sin delimitar»

«Resulta preciso indicar que el gobierno de Guyana no posee derechos soberanos sobre estas áreas marinas y, en consecuencia, cualquier acción dentro de estos límites contraviene las regulaciones y los acuerdos fijados por el derecho internacional», dijo el Ejecutivo venezolano en un comunicado

El gobierno de Venezuela rechazó «enérgicamente» una reciente licencia de producción de petróleo otorgada por Guyana a la compañía estadounidense ExxonMobil en áreas marítimas «sin delimitar», lo que puede «comprometer recursos» que Caracas considera suyos.

«Resulta preciso indicar que el gobierno de Guyana no posee derechos soberanos sobre estas áreas marinas y, en consecuencia, cualquier acción dentro de estos límites contraviene las regulaciones y los acuerdos fijados por el derecho internacional», dijo el Ejecutivo venezolano en un comunicado.

Aseguró que ha habido una «secuencia de actos ilegítimos perpetrados por Guyana», a la que acusó de «violentar, radicalmente, el derecho internacional, mediante una cadena de abusos y transgresiones que se encuentran fuera de la legalidad internacional y del cumplimiento de sus compromisos establecidos» en la reunión bilateral del 14 de diciembre.

«Venezuela reitera que toda concesión que Guyana otorgue o pretenda otorgar en las áreas en cuestión es inaceptable, en tanto que es violatoria del derecho internacional y de la soberanía de Venezuela, por lo que Venezuela se ve en la obligación de advertir que tales acciones no generan ningún tipo de derechos a los terceros que participen en dicho proceso», expresó.

El viernes, el gobierno guyanés anunció que otorgó una licencia de producción de petróleo a ExxonMobil, el operador del bloque Stabroek, para su sexto desarrollo en alta mar en el país, llamado Whiptail.

Este proyecto, con una inversión de 12.700 millones de dólares, producirá 250.000 barriles de petróleo diarios (bpd), lo que elevará la producción diaria de Guyana a 1,3 millones bpd para finales de 2027. EFE