Criollo Daniel Dhers a vivir sueño olímpico a sus 36 años

 “Me siento muy emocionado de ir a los Juegos Olímpicos, (esto) trasciende lo que hemos estado haciendo en los últimos 24 años”, dijo el ciclista, ganador de medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2019 


(Caracas, Jul 18/LED).- A sus 36 años, Daniel Dhers no se esperaba participar en unos Juegos Olímpicos con el deporte que tantos premios le ha granjeado, el BMX “freestyle”, pero tras la inclusión de esta disciplina en Tokio 2020 logró un puesto y ahora se entrena duro para lo que considera el reto más grande del mundo: llevar a casa, a Venezuela, una medalla de oro.


“Me siento muy emocionado de ir a los Juegos Olímpicos, (esto) trasciende lo que hemos estado haciendo en los últimos 24 años”, dice a Efe el ciclista, ganador de medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2019 y de otras cinco doradas y una de bronce en los X Games, el certamen de deportes extremos organizado por el canal ESPN.

Dhers se subió a una bici con 12 años y nunca más se bajó. Así que está acostumbrado a entrenar su cuerpo y mente para competencias de distinta intensidad. Tokio 2020 requiere, dice, una preparación diferente.

Normalmente hace un par de horas en bici por la mañana, trucos y rutinas que varía si tiene una lesión o una competencia cerca y, aparte, hace ejercicio 3 o 4 veces a la semana como mantenimiento.

Considera clave tratar de dormir bien y comer balanceado, con la misma cantidad calórica al día siempre, pero “lo principal es estar sobre la bici, es lo que te da visualización y preparación”.

Dhers piensa que Tokio 2020 “puede ser único” en su carrera y por eso se enfoca “en la fuerza, más que en la bici”.

Especifica que esto no es para crecer en volumen, sino para “ganar fuerza (…) que el cuerpo esté preparado para cualquier lesión y ser más eficiente en la bici”.

Para la preparación de sus trucos, clave en esta disciplina, ha hecho un estudio de qué quiere hacer y cuenta que por primera vez en su carrera es posible que tenga un entrenador en ‘freestyle’ (estilo libre): “Me puede ayudar a tener una pared de rebote, ver qué le parece cada truco, qué harán los demás, qué podemos hacer nosotros”.

PREPARACIÓN EMOCIONAL

Dhers considera que una parte importante de su entrenamiento es la preparación física y emocional, y precisamente por eso cada cierto tiempo viaja a Venezuela.


El ciclista nació en Caracas, pero a los 16 años su familia se trasladó a Argentina y después empezó a vivir en Estados Unidos, pero volver a su país natal le da “recarga emocional (…) una alegría” que no sabía que le faltaba hasta que volvió.

Es consciente de que venir a Venezuela es una aventura, “pasa de todo, cosas buenas y cosas malas”, pero le reconforta ver a la gente, y recorrer las calles donde montaba en bicicleta de niño, lo que le trae recuerdos y emoción.

Noticias relacionadas

Deja un comentario