Djokovic se gana el capítulo número 50 de su rivalidad con Federer

No hay nadie que tenga los registros de Novak Djokovic en el Open de Australia. El serbio, campeón del torneo en siete ediciones, está dispuesto a defender la corona cueste lo que cueste.

Por eso este martes, ha subido su nivel de tenis para derrotar a Milos Raonic por 6-4, 6-3 y 7-6(1), y pasar así a su octava semifinal del Abierto,que es la trigésimo séptimo en total en los ‘Grand Slam’. Allí le espera Roger Federer, en la segunda mayor rivalidad de la historia del deporte de la raqueta sólo superada por los duelos directos entre ‘Nole’ y Rafael Nadal (55).

El estilo de juego de Raonic le va perfecto a ‘Nole’. No es casualidad que haya coleccionado hoy su décima victoria. El número dos mundial es el mejor restador del circuito y el canadiense uno de los mejores sacadores.

La devolución se impuso a los misiles que llegaban con plomo desde el otro lado de la red. La incertidumbre llegó cuando el tenista de Belgrado pidió la atención médica en los vestuarios. En su banquillo se respiraba cierto nerviosismo. Tenía problemas de visibilidad con sus lentillas.

Finalmente, sacó el partido adelante con dos roturas y una muerte súbita. El gigante de 1,96 metros tenía problemas de movilidad cuando se alargaban los intercambios.

Antes del torneo se debatía sobre la posibilidad de que algún miembro de la ‘Next Gen’ interrumpiera la dominación del ‘Big Three’ en los ‘majors’.

Nueve días después, Djokovic o Federer estarán seguro en la final del domingo y depende de Nadal que su tiranía siga en vigencia. El serbio parte con una clara ventaja tanto física como de sensaciones. El primer sólo ha cedido un set en el camino mientras que su rival acumula cinco.

Noticias relacionadas

Deja un comentario