Falta de equipos e insumos agudizan pandemia de COVID-19 en Barinas

***El parlamentario condenó que los organismos nacionales y regionales encargados de velar por el derecho universal a la vida, no tengan compasión no solo por los pacientes contagiados, sino del personal de salud que, según las estadísticas, ya supera el centenar de muertos en el país—

(Especial)

El diputado Freddy Superlano denunció el domingo, 30 de agosto, que la falta de insumos y equipos en los hospitales de Barinas han ocasionado numerosas muertes asociadas al virus chino, decesos que pudieron evitarse si el Estado venezolano asumiera su responsabilidad de garantizar el derecho a la salud y a la vida de los ciudadanos.

Desde la clandestinidad a la que lo obligan los esbirros del régimen, Superlano Salinas, condenó que en el hospital Luis Razetti, por poner solo un ejemplo, el fin de semana del 21 al 23 de agosto, ocurrieron al menos seis decesos por falta de oxígeno en las áreas dispuestas para la atención del COVID-19.

«El régimen se empeña en ocultar cifras de contagios y muertes porque sabe que la pandemia se les escapó de las manos, por el abandono continuo al que han sometido al sistema de salud público», comentó.

Considera una irresponsabilidad grave que los organismos nacionales y regionales no se ocupen de dotar de insumos y equipos a los centros de salud del país y que no se tomaran las previsiones y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para afrontar la pandemia.

«Los negocios turbios y los intereses personales se han impuesto en el sector salud. Utilizar mano de obra no calificada, materiales de segunda y personal inexperto en los pocos trabajos que ejecutan en los hospitales, dejan resultados lamentables, como tener una Unidad de Cuidados Intensivos sin las instalaciones técnicas adecuadas para los gases medicinales, el desplome del techo del área de partos por una llovizna o la paralización de los ascensores donde invirtieron una millonaria suma para cambiarles los caparazones, porque las viejas maquinarias son las mismas», precisó el parlamentario.

Dijo, que de acuerdo a informaciones que le han suministrado, las salas de atención para el coronavirus no cuentan con equipos de oxígeno suficientes, lo que puede haber contribuido al alto número de decesos ocurridos la última semana.

«Siete bombonas de oxigeno sin manómetros, porque todos se los han robado, y una UCI donde apenas le conectaron los gases por una tubería con más de 80 metros de distancia del equipo de bombeo, son insuficientes para atender la demanda de quieres visitan los centros de salud de la ciudad en procura de preservar su vida y se encuentran con unos hospitales en franco abandono», apuntó.

Personal desprotegido

Freddy Superlano criticó el desinterés de los encargados regionales y nacionales de la salud, en cuanto a la falta de dotación de equipos de bioseguridad para el personal que labora en la atención del coronavirus.

Los profesionales de la salud, llámese médicos, enfermeros, bioanalistas, farmaceutas, camilleros y hasta los aseadores, se enfrentan a una pandemia sin equipos adecuados para su combate.

«La maldad que cometen en contra de estos héroes, no tiene perdón. Enfrentarse a un virus tan contagioso y mortal sin equipos de bioseguridad adecuados, como ocurre en los centros hospitalarios del país, es exponer a nuestros trabajadores sanitarios a una muerte casi segura y eso puede evitarse si Maduro y su combo, permitiera que al país ingrese la ayuda humanitaria sin restricciones», comentó el diputado.

Agregó que los trabajadores de la salud merecen un trato preferencial en todos los ámbitos, tanto en pagarles un salario acorde con su responsabilidad de salvar vidas sin las mínimas condiciones de seguridad, hasta facilitarles surtir de combustible y no exponerlos a robos como el ocurrido la noche del viernes 21 de agosto, cuando hacían una cola en la avenida Ribereña a la medianoche y llegaron unos delincuentes a atracar a numerosos médicos y enfermeras que ya tenían todo un día de espera para proveerse de 30 litros de gasolina, contó.

Según Freddy Superlano,  los trabajadores sanitarios de Barinas sufren una doble exposición cuando no los dotan de equipos de bioseguridad adecuados, «no de manufactura artesanal», y de paso cuando los hacen perder todo un día en el estacionamiento del hospital, para después, tarde en la noche, ponerlos a hacer largas colas para ser atendidos cuando los militares se apiaden de ellos.

Lamentó la muerte de tres médicos en Barinas por COVID-19  en apenas 20 días, «aunque el régimen no los incluya en sus estadísticas amañadas», así como los numerosos contagios de esos profesionales y enfermeros, cuyos familiares tienen que suplicar ayudas y colaboraciones para medicinas y bombas de oxígeno que el Estado venezolano está en la obligación de proporcionarles.

«Es inhumano lo que hacen con los profesionales de la salud, cuando no los dotan de equipos de bioseguridad y tampoco hacen nada para, al menos, garantizarles la debida atención. Atención que tampoco es efectiva para el común de los ciudadanos que acuden a la red de salud pública», concluyó.

Noticias relacionadas

Deja un comentario