Nerio Torres: Resulta insensatez del gobierno convocar a clases para abril

El  Secretario  nacional de Fenatev, manifestó que es inaceptable que el ejecutivo convoque a clases cuando más del 90 por ciento de las escuelas se encuentran sin servicios básicos, sin mantenimiento, no se garantizan las medidas de bioseguridad.

La Noticia de Barinas. E Tamy.-  En rueda de prensa representantes de las organizaciones sindicales como FENATEV, SINAFUM y Sindicato Venezolano de Maestros, aseguraron que resulta insensatez departe del gobierno de Nicolás Maduro, a través del Ministerio de Educación convocar a clases presenciales a partir del primero de abril, cuando las condiciones no están dadas  y  la pandemia del Covid-19 se mantiene latente en el mundo y en Venezuela con más de 100 mil casos.

Nerio Torres, Secretario  nacional de Fenatev, manifestó que es inaceptable que el ejecutivo convoque a clases cuando más del 90 por ciento de las escuelas se encuentran sin servicios básicos, sin mantenimiento, no se garantizan las medidas de bioseguridad.

Destacó que se manera sorpresiva el pasado domingo  Nicolás Maduro anunció que las clases presenciales  se inician en abril,  donde en el país se tienen más de 37 mil planteles educativos, con 12 millones de estudiantes  y más de 500 mil trabajadores del sector, donde para vacunar  al sector educativo se ameritan cerca de 15 millones de vacunas Sputnik  para inmunizar a los maestros, obreros y personal directivo

Tampoco las vacunas han llegado en su totalidad y se deberían más de 100 mil vacunas a nivel educativo para cubrir al sector, de allí que es una irresponsabilidad del gobierno iniciar clases presenciales cuando no hay condiciones y mucho menos cuando  los maestros y demás empleados del Ministerio de Educación difícilmente estén vacunados para esa fecha.

Nerio Torres enfatizó que  la infraestructura de los planteles está en franco deterioro, el transporte no funciona, no hay efectivo, los educadores, estudiantes y obreros no tienen zapatos, dinero, alimentos y  medios para acudir a las aulas. Igualmente, el servicio de alimentación no se garantiza, por ello es elemental que el ejecutivo revise estos aspectos ante de hacer el llamado a clases.

Aseveró que el magisterio  tiene una situación difícil por los salarios que reciben, que no alcanza ni para un kilo de queso, de allí que la exigencia es de un salario de más de 500 dólares.

Anunció que esta semana  los dirigentes sindicales  se van a reunir para evaluar lo planteado y  convocaran a una asamblea de trabajadores para definir las acciones a seguir.

Por su parte, Armando Briceño, dijo que es inaceptable el llamado a  clases cuando los maestros y alumnos no tienen zapatos, uniformes y recursos para llegar a las escuelas. Destacó que se tiene una diáspora en el sector educativo, que debe ser considerada por el patrono  y más cuando no hay garantías de salud y medidas de bioseguridad.

Noticias relacionadas

Deja un comentario