Reclamar recolección de basura no es delito.

(Especial) El Alcalde de Barinas se molesta porque he venido reclamando insistentemente un servicio eficiente de recolección de basura y la eliminación de los botaderos de desechos en la via pública. Pero él debe recordar qué estamos cumpliendo con un deber otorgado por el cargo de concejal y  como ciudadano, y que nadie me va a obligar a quedarme callado ante los atropellos al pueblo, como lo desean el burgomaestre barinés y sus mandaderos.

Así respondió el concejal Arnoldo Rubio las declaraciones en su contra realizadas por un concejal del Psuv, en las que desmienten el grave problema de la basura. Resalta el concejal Rubio que el alcalde estaba acostumbrado al silencio ante su pésima gestión, pero debe recordar que ya hoy no es aquel: «un solo gobierno», durante el cual mantenían calladas todas las situaciones graves que padecía el pueblo de Barinas.

Según el concejal verde, la expresión del vocero del alcalde en la que señala que: «ve con preocupación cómo voceros de la oposición se han dedicado a sacar por los medios de comunicación el tema de la recolección de los desechos sólidos», es la mejor evidencia de que estamos transitando el camino de la verdad y de la lucha por un mejor bienestar para los barineses.

Resalta Rubio que le alegra que el alcalde esté acudiendo a la empresa privada para reiniciar el servicio de aseo urbano, con lo cual reconoce el fracaso del vicio socialista de desprestigiar a la empresa privada, pero advierte a la Contraloría Municipal, que esté atenta a la discusión del contrato y a certificar que de verdad la implementación de tarifas permitan un eficiente servicio, pero que no ahoguen a los usuarios en esta época de crisis, como ha sucedido en otros municipios.

Por último, Arnoldo Rubio señaló que invita al alcalde y los concejales del Psuv a que aterricen y se echen una paseadita por la ciudad y los pueblos del municipio, para que observen los numerosos botaderos públicos de basura que agobian a las comunidades con sus malos olores, la contaminación ambiental y la carga de moscas, cucarachas y ratas que los acompañan.

Noticias relacionadas

Deja un comentario