UNT Barinas: Régimen no ha dado solución a la población de Calderas tras derrumbe del puente sobre el río azul

Janner Bastidas, Secretario General de Un Nuevo Tiempo (UNT) en el municipio Bolívar del estado Barinas, denunció ayer jueves la grave situación que padece la población de la parroquia Calderas desde el pasado 26 de mayo, tras quedar incomunicados más de 7 mil habitantes luego de la caída del puente sobre el río azul, debido a las fuertes lluvias que se registraron en la entidad.

Denunció que hasta ahora ha pasado un mes desde que se cayó el puente que comunica a la parroquia Calderas con Barinitas en el Municipio Bolívar, «y las autoridades no han logrado todavía buscarle una solución a la población de Calderas que tiene más de 18 mil habitantes, que se encuentra en este momento totalmente aislada», enfatizó.

 «El puente principal que comunica a Caldera desde hace aproximadamente un año estaba pidiendo auxilio para que le hicieran mantenimiento, la comunidad ha acudido a las instancias oficiales para advertir que el pueblo podía quedar incomunicado, pero no se logró que se pusiera en funcionamiento un plan, el gobernador no hizo nada», afirmó.

Bastidas rechazó a su vez la apatía, desidia, negligencia y la falta de mantenimiento por parte de las autoridades municipales y regionales de la gobernación del estado Barinas «hasta ahora se han presentado algunas autoridades del régimen, sin embargo no le han buscado una solución viable a esta situación, recientemente un enviado de la dictadura apareció diciendo que en 72 horas comenzarían instalar un puente y aún no vemos respuesta», indicó. 

El dirigente regional de la tolda azul detalló además que debido a la falta de respuesta por parte de los entes competentes los ciudadanos y comerciantes decidieron construir una escalera para poder entrar salir de la población. «por esa escalera están pasando los pobladores que tienen necesidades, bajan incluso personas que tienen que sacar a enfermos, incluso personas que han muerto. Otros se han visto obligados a hacer uso de una cuerda para escalar el cauce de río Azul y llegar al otro lado.  «, precisó. 

Finalmente, informó que aunado a esto, el dique que surte a la parroquia de agua potable, también colapsó, afectando a más de 800 familias caldereñas. “Una crisis sin precedentes se vive en esta población, incomunicados, sin agua potable, con fallas del servicio eléctrico, además vemos con preocupación que también se ha comenzado a notar la escasez de alimentos». 

Noticias relacionadas

Deja un comentario