Alexéi Navalni regresa hoy a Rusia tras reponerse de su envenenamiento

El principal opositor del presidente Vladimir Putin se enfrenta a una posible detención a su llegada a Moscú a las 17:20 por no presentarse ante las autoridades penitenciarias mientras estaba en Alemania.

El líder opositor ruso Alexéi Navalni, quien culpa al Kremlin de haberlo envenenado, planea regresar a Moscú este domingo (17.01.2021). Navalni, de 44 años, podría ser arrestado inmediatamente a su regreso. Está previsto que tome un vuelo con la aerolínea rusa de bajo coste Pobeda desde el nuevo aeropuerto BER de Berlín, y aterrizar en el aeropuerto Vnukovo de la capital rusa a las 19:20h (17:20 CET).

Navalni ha pedido a sus seguidores que se congreguen con él allí. Más de 2.000 personas han anunciado en Facebook que irán a recibirlo. La oficina del fiscal de Moscú advirtió sin embargo contra manifestaciones no autorizadas en las instalaciones del aeropuerto y amenazó con consecuencias.

Desde que el principal opositor político de Vladimir Putin anunció el miércoles su intención de regresar, los servicios penitenciarios rusos (FSIN) le advirtieron y aseguraron que se verán «obligados» a detenerle por violar las condiciones de una condena con suspensión de pena que le impuso la justicia en 2014. Según el FSIN, Navalni incumplió cuando estaba en Alemania las condiciones de la condena de 2014, que le obliga a presentarse al menos dos veces por semana en la administración penitenciaria. Navalny sostiene que las condiciones de libertad condicional dejaron de ser válidas el 30 de diciembre.

Después de un intento de asesinato con el agente nervioso Novichok, Navalni se ha estado recuperando en Alemania desde agosto. Dijo que nunca consideró quedarse fuera de Rusia, ya que nunca había abandonado su tierra natal por su propia voluntad y había «llegado a Alemania en una caja de reanimación». El hospital Charite en Berlín anunció el 23 de septiembre que Navalni había sido dado de alta después de que su estado «mejorara lo suficiente».

Laboratorios de Alemania, Francia y Suecia han determinado que Navalni fue envenenado con el agente nervioso Novichok. Navalny ha culpado del envenenamiento al FSB, el servicio secreto ruso, bajo las órdenes del presidente Vladimir Putin. Putin ha rechazado las acusaciones. Los funcionarios rusos inicialmente se negaron a aceptar que había sido envenenado en absoluto.

Noticias relacionadas

Deja un comentario