Blinken condena sanciones chinas aplicadas por polémica sobre situación de uigures

Según el secretario de Estado de EE.UU. Pekín está aplicando represalias sin ningún fundamento que las valide.

Luego que China sancionara a dos estadounidenses, miembros de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, por la creciente disputa sobre el trato que le da Pekín a los uigures, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, consideró que dichas sanciones de ojo por ojo de parte de China carecen de fundamento y solo traerán más investigaciones sobre el «genocidio» en Xinjiang.

«Los intentos de Pekín de intimidar y silenciar a quienes se pronuncian por los derechos humanos y las libertades fundamentales sólo contribuyen al creciente escrutinio internacional del genocidio y los crímenes de lesa humanidad en curso en Xinjiang», dijo Blinken en un comunicado.

Además de los dos ciudadanos estadounidenses sancionados, China también castigó a un canadiense y un organismo de defensa de los derechos humanos, en respuesta a las sanciones impuestas esta semana por los dos países norteamericanos por el trato de Pekín a la minoría uigur.

Al menos un millón de uigures y personas de otros grupos, en su mayoría musulmanes, han sido detenidos en campamentos en la región china de Xinjiang, según organizaciones de derechos humanos que acusan a las autoridades de esterilizar a la fuerza a mujeres e imponer trabajo forzoso.

La Unión Europea, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos han sancionado a varios miembros de la jerarquía política y económica de Xinjiang en una acción coordinada sobre las acusaciones, lo que provocó represalias de Pekín en forma de sanciones contra individuos de la UE y Gran Bretaña.

«Nos solidarizamos con Canadá, el Reino Unido, la UE y otros socios y aliados de todo el mundo para pedir a la República Popular China que ponga fin a las violaciones de derechos humanos y los abusos contra los uigures predominantemente musulmanes y miembros de otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang y que libere a los detenidos arbitrariamente», concluyó Blinken.

Noticias relacionadas

Deja un comentario