Gobierno de Añez tumba busto de Evo Morales en Cochabamba

El gobierno interino de Bolivia ha insistido en «demoler» lo que queda de la imagen del expresidente Evo Morales, según reseña este miércoles la agencia de noticias AP.

Con martillo en mano, un busto de Morales que adornaba la entrada a un complejo deportivo que fue construido en 2015 y llevaba su nombre en la región central de Cochabamba fue destrozado la semana pasada. La pieza cayó en medio de aplausos del ministro de Deportes, Milton Navarro, y de jóvenes críticos al exgobernante.

A pesar de la crisis política y social que desató entre los bolivianos por su renuencia a dejar el poder y tratar de mantener la presidencia por cuarto mandato consecutivo, muchos de sus seguidores se mantienen leales a él. Quizá por ello, el gabinete de la exsenadora Jeanine Áñez -quien asumió la presidencia interina de Bolivia tras la renuncia de Morales en noviembre- ha tomado medidas para mermar el culto al exmandatario.

“La imagen de Morales no es casual, estaba enfocada para sostener el régimen caudillista que se impulsó desde su partido de gobierno”, dijo a The Associated Press la analista política y socióloga María Teresa Zegada, quien agregó que cualquier nuevo gobernante tomaría una decisión como la de Áñez para dejar atrás al gobernante que le precedió.

El expresidente fue el primer mandatario indígena de izquierda y con casi 14 años en el poder logró el mandato más largo de la historia de su nación. ND

Noticias relacionadas

Deja un comentario