Hungría logró que el sexto paquete de sanciones de la UE a Rusia no incluya al patriarca Kiril

Las nuevas medidas contra el Kremlin son las más ambiciosas hasta el momento y también las que más problemas generaron a los negociadores y diplomáticos para hallar consenso

La Unión Europea (UE) logró este jueves derribar el último obstáculo que restaba para aprobar su sexto paquete de restricciones a Rusia, al retirar al jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kirill, de la lista de sancionados, como lo exigía Hungría.

Los documentos finales con los detalles del sexto paquete de sanciones deberán aún recibir el acuerdo escrito de los países del bloque para que puedan ser publicados en el diario oficial de la UE en la jornada del viernes.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, saludó en Twitter que «otro fuerte paquete de sanciones fue acordado (…) contra el presidente ruso Vladimir Putin y el Kremlin«.

Este sexto paquete de sanciones de la UE contra Rusia es el más ambicioso hasta el momento y también el que más problemas generó a los negociadores y diplomáticos para hallar un consenso.

La propuesta original incluía un embargo total de las compras europeas de petróleo ruso, la ampliación de la lista de personas y entidades sancionadas, el veto a la circulación de tres redes rusas de TV en espacio de la UE y la remoción de bancos de la red Swift.

Después de agrias negociaciones que se arrastraron durante un mes, una cumbre de líderes europeos alcanzó el lunes un acuerdo político para adoptar un embargo al petróleo ruso que llega a la UE vía marítima.

Ese plan excluye por el momento al petróleo que llega por oleoductos, en un entendimiento cuidadosamente hilvanado para proteger a Hungría, que vetaba la totalidad del acuerdo por temor a los efectos sobre su seguridad energética.

Nuevo obstáculo

Sin embargo, cuando el miércoles los representantes permanentes del bloque se reunieron para pulir los documentos finales, Hungría recordó que aún faltaba retirar a Kirill de la lista de individuos rusos sancionados, y con ello todo el paquete volvió a quedar en punto muerto.

Kirill, de 75 años de edad, es considerado un apoyo fundamental de Putin, y por ello la Comisión Europea había propuesto que sea incluido en la lista de sancionados con veto para ingresar a Europa y el congelamiento de eventuales activos.

Después de nuevas y tensas conversaciones, los representantes de los países del bloque volvieron a reunirse de urgencia y accedieron a la exigencia húngara de retirar al líder religioso de la propuesta de sanciones.

Noticias relacionadas

Deja un comentario