La principal rival de Daniel Ortega está en arresto domiciliario

La opositora nicaragüense Cristiana Chamorro Barrios está en su domicilio bajo aislamiento y con un fuerte operativo de vigilancia policial.

La opositora nicaragüense Cristiana Chamorro, principal rival ante una posible candidatura del mandatario Daniel Ortega, quedó este miércoles (02.06.2021) bajo arresto domiciliario, tras una acusación de lavado de dinero formulada por el gobierno que desató la condena internacional.

«Después de más de cinco horas de allanamiento policial en la vivienda de mi hermana Cristiana Chamorro, precandidata presidencial, a las 5H15 [23H15 GMT] los policías antimotines la dejan bajo ‘arresto domiciliar’, bajo aislamiento. Su casa sigue ocupada por la Policía», escribió en Twitter Carlos Fernando Chamorro.

Un tribunal de Managua emitió una orden de allanamiento y detenciones su contra, tras la acusación por delitos de «gestión abusiva, falsedad ideológica en concurso real con el delito de lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense».

Los agentes entraron con violencia a la residencia, donde Chamorro se preparaba para dar una conferencia de prensa tras la acusación presentada por la fiscalía, dijo a la AFP Arelia Barba, asistente de Cristiana.

Chamorro, de 67 años, manifestó públicamente su intención de representar a la oposición como candidata única para los comicios del 7 de noviembre. Recientes sondeos la colocan como la aspirante de mayor apoyo popular entre los opositores para enfrentar a Ortega.

El actual gobernante, en el poder desde 2007, aún no ha confirmado su participación en estas elecciones, pero sus adversarios creen que buscará un cuarto mandato consecutivo.

Violeta Barrios de Chamorro, madre de Cristiana, derrotó en 1990 a Ortega en las urnas cuando este buscaba su reelección después de su primer gobierno (1985-1990).

La fiscalía bajo control del oficialismo abrió una investigación contra Chamorro el 20 de mayo a pedido del Ministerio de Gobernación. El gobierno la acusa de irregularidades en el manejo de la fundación que lleva el nombre de su madre, dedicada a la promoción de la libertad de expresión.

La opositora ha rechazado esas acusaciones, las que considera una «farsa» para evitar su participación en las elecciones, ya que la ley nicaragüense impide postular a cargos públicos a personas con proceso penal abierto.

Noticias relacionadas

Deja un comentario