La nueva cepa del coronavirus podría sobrevivir a las vacunas

La nueva cepa del coronavirus preocupa a los epidemiólogos, quienes afirman que es mucho más contagiosa y si no se le hace el monitoreo adecuado, puede generar inmunidad a las vacunas actuales.

 “Desgraciadamente, la nueva cepa estaba fuera de control. Debíamos retomar el control, es la única forma de hacerlo, restringir los contactos sociales (…) Será muy difícil tenerla bajo control hasta que hayamos distribuido la vacuna. Con esto tendremos que lidiar durante los próximos dos meses», destacó Matt Hancock, Ministro de Salud británico a la cadena Sky News.

Ante la incertidumbre de esta nueva cepa, científicos de la Universidad de Glasgow, en Cambridge y Nottingham despejaron ciertas dudas BBC Mundo, reseñó Tal Cual

La nueva cepa mantiene alerta a los epidemiólogos porque está remplazando muy rápido a otras versiones del virus «porque tiene mutaciones que afectan a una parte del virus que parece importante; y porque algunas de esas mutaciones ya demostraron en el laboratorio que aumentan su capacidad de infectar células».

De acuerdo a los informes, durante noviembre, alrededor de una cuarta parte de los casos en Londres pertenecían a esta unueva cepa y para diciembre representaba casi dos tercios de los casos. Esta nueva variante puede llegar a ser hasta un 70% más transmisible.

Sin embargo, no hay datos precisos que indiquen qué tan infecciosa puede ser la nueva cepa, “la cantidad de evidencia todavía es lamentablemente inadecuada para extraer opiniones fuertes o firmes sobre si el virus realmente ha aumentado la transmisión», dijo el profesor Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Expertos creen que la variante surgió en un paciente de Reino Unido o se importó de un país con menor capacidad para controlar las mutaciones del coronavirus. Hasta el momento, esta mutación está concentrada en Londres y el este y sureste de Inglaterra; países como Dinamarca, Australia y Países Bajos registraron algunos casos también; por otro lado, Sudáfrica detectó una variante similar pero no parece estar relacionada con esta cepa británica.

Los análisis concluyen que el virus que se detectó en Wuhan no es el mismo que ahora se encuentra en el mundo, «la mutación D614G surgió en Europa en febrero y se convirtió en la versión dominante del virus. Otra, llamado A222V, se extendió por Europa y estaba vinculada a las vacaciones de verano de la gente en España» indicaron los especialistas a BBC.

Estudios de la Universidad de Cambridge, aseguran que esta mutación puede aumentar la capacidad de infección en los experimentos de laboratorio, esta mutación hace que los anticuerpos de los sobrevivientes sean menos efectivos.

El origen de esta nueva cepa aún está en debate, los expertos explican que lo más probable es que haya surgido de pacientes con sistemas inmunológicos debilitados, de esta forma, su cuerpo sirvió de «cultivo» para la mutación.

Hasta la fecha no hay evidencia que esta nueva cepa sea más mortal, sin embargo se debe monitorear exhaustivamente el ritmo de propagación de este virus. De acuerdo a lo reseñado por los expertos en Cambridge, esta nueva cepa no tendría por qué se problema para las vacunas.

“Pero si dejamos que agregue más mutaciones, entonces podemos empezar a preocuparnos”, indica el profesor Ravi Gupta de Cambridge y añade que este virus está “potencialmente en camino de escapar de la vacuna”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario