Nuevo presidente de Bolivia asumirá el 8 de noviembre

El presidente electo Luis Arce no tuvo tiempo de festejar su arrollador triunfo en las elecciones de Bolivia. Contrarreloj debe conformar al equipo que lo acompañará en los próximos cinco años de gobierno y preparar su juramento para el 8 de noviembre.

Apenas tuvo tiempo para una celebración el fin de semana en El Alto -bastión de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS)- antes de que la presidenta saliente del Senado, Eva Copa, informara la fecha de asunción, que tendrá lugar cuando se haya posesionado el nuevo Legislativo. Los nuevos integrantes de la Asamblea Nacional recibirán sus credenciales el martes.

Diego Pari, excanciller del exmandatario Evo Morales (2006-2019) dijo que a la ceremonia “han sido invitados todos los presidentes de Sudamérica, Latinoamérica y representantes de organismos internacionales”, en declaraciones a la televisora Red Uno.

“Todos los invitados tendrán que presentar pruebas PCR (para certificar que no tienen COVID-19). Estamos con una amenaza de rebrote y debemos apegarnos a medidas de bioseguridad”, dijo por su parte el Ministro de Obras Públicas, Iván Arias.

El funcionario explicó la creación de una comisión de traspaso de poder. “Queremos hacer una transición civilizada y transparente», dijo. En los últimos días, autoridades y líderes políticos del MAS han cruzado declaraciones y advertencias.

Desde su exilio en Buenos Aires, Morales declaró a una radio local que esta semana definirá “cuándo y cómo” regresa a Bolivia. Todavía no se sabe el papel que jugará el expresidente, pero Arce dijo advirtió que no gobernará “a la sombra” de Morales tras su triunfo en primera vuelta con 53% de los votos.

En exmandatario tiene media docena de demandas ante la justicia, entre ellos por sedición y fraude electoral. Organizaciones internacionales y nacionales han señalado por años como una de las mayores debilidades institucionales de Bolivia la falta de independencia de la justicia, que ha estado subordinada al poder político de turno.

Arce, un economista de 57 años con estudios en Londres, fue el cerebro del éxito económico durante el gobierno de Morales, de quien fue su ministro por 12 años.

El futuro mandatario tampoco tendrá una luna de miel. La pandemia agravó la crisis económica y social de Bolivia -que hasta el lunes ha reportado 140.853 casos del nuevo coronavirus y 8.645 fallecidos- y le esperan demandas sindicales y empresariales. El propio Arce declaró que las cifras macroeconómicas lo asustan.

“Nadie está preparado para lidiar con los efectos de esta pandemia”, reconoció Arce. AP.

Noticias relacionadas

Deja un comentario