Panamá reinicia mesa de diálogo para poner fin a protestas

El país registra múltiples manifestaciones para exigir al Gobierno de Laurentino Cortizo que intervenga y baje los precios de los combustibles, alimentos y medicinas.

Autoridades, gremios y sindicatos negocian un acuerdo para reducir el precio de los combustibles y los alimentos que permita poner fin al corte de rutas que mantiene a Panamá semiparalizada y con riesgo de sufrir desabastecimiento.

Una delegación del Gobierno y representantes de los grupos manifestantes reiniciaron las negociaciones en una escuela de Santiago de Veraguas, 250 km al suroeste de Ciudad de Panamá. «Necesitamos todos juntos llegar a acuerdos y poder salir adelante», señaló a periodistas el Ombudsman panameño, Eduardo Leblanc, presente en las negociaciones.

Desde hace dos semanas el país registra múltiples manifestaciones y cortes de carretera para exigir al Gobierno de Laurentino Cortizo que intervenga y baje los precios de los combustibles, alimentos y medicinas. También, le exigen que tome medidas contra la corrupción y el despilfarro de los recursos del Estado.

Debido a las protestas, el Gobierno se vio obligado a rebajar y congelar el precio de la gasolina, que pasó de 5,17 dólares el galón (3,78 litros) a 3,95 desde el 15 de julio, y de una decena de alimentos. Sin embargo, los grupos en protesta consideran insuficientes estas medidas.

El 15 de julio se produjo un acercamiento tras horas de conversaciones para una nueva rebaja en el precio de la gasolina, aunque no llegó a concretarse un acuerdo. Según Leblanc, la distancia para acordar «es muy corta».

Luis Sánchez, uno de los voceros de las organizaciones populares, aseguró que el Gobierno ofreció establecer el precio del combustible en 3,40 dólares por galón, pero la propuesta fue rechazada por los grupos que impulsan las protestas, que plantean un precio que se acerque más a los 3 dólares.

Con 4,2 millones de habitantes, Panamá experimenta una de las mayores crisis sociales desde que en 1989 cayó la dictadura militar del general Manuel Antonio Noriega tras la invasión estadounidense. El descontento se produce en un escenario con 4,2% de inflación interanual registrado en mayo, una tasa de desempleo en torno al 10% y un aumento en el precio del combustible que, desde inicios del 2022, llegó a ser del 47%.

Este sábado, la carretera Panamericana, ruta que conecta a Panamá con Costa Rica y principal vía para el tránsito y comercio de mercancías, volvió a registrar bloqueos en varios de sus tramos. La situación ha provocado desabastecimiento de combustible y alimentos en varios supermercados del país.

Noticias relacionadas

Deja un comentario