Presidente de México denuncia campaña contra mandatarios de Perú y Honduras

López Obrador mencionó además una supuesta reunión «internacional del conservadurismo» que se habría realizado en Miami.

Ciudad de México.- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, denunció este lunes una campaña del «conservadurismo» para deslegitimar a los gobiernos izquierdistas de Pedro Castillo en Perú y Xiomara Castro en Honduras.

«Somos respetuosos de las decisiones que se están tomando en otros países, pero es evidente que el conservadurismo está haciendo labor en contra del gobierno legal, legítimamente constituido» de Castillo, dijo el mandatario izquierdista en su conferencia de prensa matutina.

«Los conservadores son iguales en todos lados» respondió al ser interrogado sobre Castillo, quien ha tenido que recomponer el gabinete tras la salida de su primer ministro, Héctor Valer Pinto.

Valer Pinto salió del gobierno el pasado viernes, luego de que varios medios revelaran que en 2016 fue acusado de presunta violencia doméstica.

«Ganó el presidente Castillo, así lo decidieron los peruanos (…) ¿Cómo es posible que ya intentan destituirlo?», añadió el gobernante mexicano en referencia a la derecha peruana, que intentó abrirle un juicio al mandatario, el cual fue desestimado por el Congreso en diciembre.

López Obrador también se refirió a la crisis política en Honduras, donde legisladores leales a Xiomara Castro y opositores y disidentes del oficialismo se disputan la presidencia del Parlamento.

«Y desde que (Castro) toma posesión, empieza la campaña mediática (…) en contra de ella y ahora la están acusando de corrupción. Es lo mismo, se sienten desplazados los que dominaban», añadió.

López Obrador mencionó además una supuesta reunión «internacional del conservadurismo» que se habría realizado en Miami con la asistencia del escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura.

«Lo que plantearon ahí no deja de tener relación», afirmó el presidente, quien aprovechó su intervención para desearle suerte al presidente izquierdista electo en Chile Gabriel Boric.

El mandatario sostuvo que su gobierno respeta los principios de no intervención de la política exterior mexicana.

«Pero sí (…) somos partidarios de defender a quienes luchan por la justicia y por la democracia», subrayó.

El presidente mexicano ha estrechado la relación con los gobiernos de izquierda de América Latina e incluso envió una delegación para asesorar a Castillo, lo que fue criticado por la oposición peruana.

Noticias relacionadas

Deja un comentario