Putin y Macron a favor de inspección urgente en central de Zaporiyia

Ambos mandatarios abogaron por enviar «lo más pronto posible» a la central nuclear ucraniana una misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Vista aérea de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania. (Foto de archivo: 09.07.2019)

Vista aérea de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania. (Foto de archivo: 09.07.2019)

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su par francés, Emmanuel Macron, se declararon el viernes (19.08.2022) a favor de enviar rápidamente una misión de inspección de la ONU a la central nuclear ucraniana de Zaporiyia (central nuclear), blanco de bombardeos que rusos y ucranianos se imputan mutuamente.

En conversación telefónica, Putin y Macron abogaron por el envío «lo más pronto posible» de una misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a esa planta del sur de Ucrania, ocupada por las tropas rusas desde marzo, a fin de «evaluar la situación real en el terreno», indicó el Kremlin.

Por otra parte, Putin aceptó que la misión de inspección pase por Ucrania, «respetando la soberanía» ucraniana, indicó el Palacio del Elíseo.

El director general del OIEA, Rafael Grossi, indicó en un comunicado que la entidad «mantiene consultas con todas las partes» para que esa misión se realice lo antes posible.

En su conversación con Macron, Putin achacó a militares ucranianos «el bombardeo sistemático del territorio de Zaporiyia», que «crea el riesgo de una catástrofe de gran magnitud», indicó la presidencia rusa.

Ucrania asegura que Rusia almacena armas pesadas en la planta y que desde allí bombardea posiciones ucranianas.

Preocupa situación en Zaporiyia

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, instó a Naciones Unidas a garantizar la seguridad del sitio, tras recibir el jueves en Leópolis (oeste) al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y al secretario general de la ONU, António Guterres.

Erdogan se declaró «preocupado» ante el peligro de «otro Chernóbil», en referencia al accidente de esa central ucraniana en 1986, el peor de la historia nuclear civil. Y António Guterres afirmó que cualquier daño infligido a la planta sería un «suicidio».

Noticias relacionadas

Deja un comentario