Rebrote obliga a Bolivia aplazar clases presenciales

Bolivia descartó el reinicio de labores educativas presenciales luego de un rebrote anticipado de contagios de coronavirus que el sábado alcanzó la cifra más alta desde que comenzó la pandemia en marzo.

El gobierno del presidente Luis Arce tenía previsto la reapertura de las escuelas el 1 de febrero.

“Las actividades educativas iniciaran bajo la modalidad a distancia”, dijo el ministro de Educación, Adrián Quelca, en rueda de prensa. Instó a la televisión y radio públicas y privadas a sumarse a la iniciativa y ceder espacios gratuitos para apoyar el esfuerzo.

Bolivia decretó el cierre de las clases a inicios de agosto cuando los contagios estaban en alza. El anterior gobierno justificó la medida ante la imposibilidad de garantizar un acceso equitativo a la educación virtual sobre todo en el área rural.

Una organización de padres de familia demandó al gobierno a mejorar el acceso al Internet sobre todo en el área rural donde es limitado. Para finales de 2018, Bolivia tenía 9,5 millones de conexiones para 11,3 millones de habitantes, según la Autoridad de Regulación y Fiscalización de las Telecomunicaciones.

El sábado, Bolivia reportó 2.263 nuevos casos de COVID-19 en un día, la mayor cifra diaria desde que inició la pandemia en marzo. Los contagios acumulados llegaron a 171.154 y los decesos a 9.328. El rebrote comenzó hace dos semanas y el Ministerio de Salud estimó que la escalada mayor sería a fines de febrero.

Arce compró la vacuna rusa Sputnik V que llegará a finales de marzo. Para ese mes también se prevé la llegada de otro lote bajo el sistema Covax, una coalición de 172 países que promueve la Organización Mundial de la Salud (OMS) para asegurar acceso a la inmunización.

Noticias relacionadas

Deja un comentario