Barinas/ Un zapato: la pista del asesinato de Rosa Pérez y su hijo

El doble homicidio, de Rosa Pérez y su hijo, a mediados del año 2020 aún sigue sin esclarecerse del todo. Funcionarios del Cicpc siguen tras la búsqueda de dos de los responsables y de los cuerpos de la madre y su hijo


 
(Caracas, febrero 3/EP).- El asesinato de Rosa Pérez y su hijo en Barinas aún mantiene alerta a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Aunque ya capturaron al responsable del doble homicidio, no han podido localizar los cuerpos de las víctimas.

 Datos claves del suceso ocurrido a mediados del año 2020:

El 27 de junio de 2020, Rosa Elena Pérez (36 años) viajó desde Maturín a Barinas junto a su hijo Miguel Alberto Beuzeville (11 años). Ambos estaban residenciados la urbanización Silvia Sofía, ubicada en la parroquia Alto Barinas.

Familiares de la mujer y el niño aseguran que la última llamada que recibieron de ellos fue el 14 de julio de 2020 y que luego solo tuvieron contacto por mensajes de texto hasta octubre, cuando cortaron toda comunicación.


Tras la desaparición de madre e hijo, los funcionarios del Cicpc comenzaron a buscar al novio de Rosa, Jesús Antonio Villarreal M., quien es el principal sospechoso de la desaparición y posterior asesinato.


¿Cómo ocurrió el espantoso crimen?


Aunque el doble homicidio ocurrió en julio del 2020, fue este 30 de enero de 2021 cuando los funcionarios del Cicpc lograron capturar a Jesús Antonio Villarreal, tras mantener una exhaustiva búsqueda en varias localidades de Barinas. Villarreal había logrado burlar el cerco policial en varias ocasiones al cambiar de residencia. Tras su captura, el hombre confesó cómo y por qué había planificado el asesinato.

El hombre planificó la muerte de ambos para quedarse con la casa que poseía la mujer en la urbanización Silvia Sofía y 20.000 dólares que tenía por haber realizado una transacción comercial.


Para ejecutar su plan contó con la participación de un primo hermano y otros dos hombres, uno de ellos apodado el Panda, quien murió el 31 de enero en un enfrentamiento que sostuvo con una comisión del Cicpc.


Villarreal fingió un robo cuando manejaba  por la vía que conduce a la Escuela Agronómica Salesiana. Fueron interceptados por los presuntos ladrones y los introdujeron hacia la maleza, a orillas de la solitaria carretera rural para asesinarlos.
Luego de esto, Villarrael abandonó corriendo el lugar y, según sus declaraciones, desconoce dónde fueron enterrados los cuerpos.


Una investigación sin concluir
Aún los funcionarios del Cicpc no han culminado las investigaciones. En un rastreo hecho el pasado 30 de enero de este año lograron conseguir uno de los zapatos del niño.


Hasta ahora no han sido localizados los cuerpos de madre e hijo.
Todavía falta por detener al primo de Villarreal y al otro cómplice del asesinato de la mujer y su pequeño hijo.

Noticias relacionadas

Deja un comentario