Fedecámaras solicita permisos para importar gasolina

Fedecámaras propuso una solución para la escasez de gasolina y pidió al régimen de Nicolás Maduro que emita permisos para que empresarios y privados puedan operar las gasolineras y así importar combustible.

Esta propuesta de Fedecámaras fue hecha tres semanas después de haber sostenido una reunión con una comisión especial de la Asamblea Nacional chavista la cual intenta promover un acercamiento con varios sectores del país.

¿Qué quiere Fedecámaras?

La federación de cámaras de Venezuela plantea al régimen chavista el “otorgamiento de concesiones en condiciones transparentes a empresas privadas para actividades de refinería, expendio y demás actividades de comercialización de combustible”, a través de un documento que se divulgó el jueves.

Además, solicitaron que se permita a los privados la instalación de “mini-refinerías en áreas con disponibilidad de condiciones propicias” para estas actividades.

Cabe destacar que todas las actividades de la industria petrolera en Venezuela están reservadas exclusivamente para el Estado, sin embargo en los últimos años el régimen ha permitido que algunas empresas de capital mixto exploten campos en varias zonas del país.

El plan de Fedecámaras

Aunque Fedecámaras propuso un plan solución para la escasez de gasolina no especificó cómo sería la incursión de los privados en estas actividades. Tampoco adelantó cuáles son las empresas interesadas en participar en el negocio petrolero.

El discurso del régimen de Nicolás Maduro siempre ha justificado la escasez de gasolina a las sanciones de EEUU que impiden a PDVSA adquirir equipos para reparar las refinerías o insumos necesarios para procesar el petróleo.

Fuentes cercanas a PDVSA, trabajadores y especialistas en la materia aseguran que el declive de la estatal venezolana viene mucho antes de las sanciones estadounidenses.

La escasez de gasolina llevó al régimen a eliminar en mayo de 2020 el histórico subsidio que tenía el combustible venezolano que la hacía la más barata del mundo, después de advertir que ante la caída de la refinación el combustible debía importarse desde Irán.

Sin embargo, la solución planteada por el régimen no ha sido muy eficaz. Aunque en Caracas la escasez de gasolina no se siente con fuerza, en el resto del país la situación es prácticamente insostenible.

Miles de venezolanos permanecen en largas filas durante días esperando poder surtir solo 30 litros de gasolina por carro, hecho que no tiene precedentes en la nación con las reservas de petróleo más grande del mundo.

Aunque en la capital venezolana, Caracas, la escasez de combustibles no se siente con fuerza, en el resto del país la situación es distinta y cada día miles de conductores permanecen en largas colas para poder repostar.

El Impulso

Noticias relacionadas

Deja un comentario