Nueva izquierda de la región empieza a tomar distancia de Nicolás Maduro

En un fenómeno liderado por Gabriel Boric en Chile, Pedro Castillo y Gustavo Petro, candidato colombiano, también se mostraron críticos de las políticas del chavismo y el retroceso democrático en Venezuela.


(Caracas, Feb /EN).- Gabriel Boric, presidente electo de Chile, abrió la veda, y el candidato colombiano Gustavo Petro optó por un camino parecido. 

El mandatario peruano, Pedro Castillo, va y viene en su propio laberinto ideológico y Luiz Inácio Lula da Silva mide las distancias de cara a las elecciones de octubre en Brasil.

 La izquierda latinoamericana que se asoma al poder rompió las filas prietas de la ideología, sabedora de que hoy los desmanes de Nicolás Maduro, en Venezuela, y Daniel Ortega, en Nicaragua, son tóxicos para sus aspiraciones políticas.

Es un fenómeno de nuevo cuño liderado por Boric del que, al menos de momento, se excluye a Cuba, pese a la persecución contra los manifestantes pacíficos del 11 de junio, la demoledora represión judicial de las últimas semanas y las huelgas de hambre de presos políticos muy significativos en el interior de sus cárceles. Para refrendarlo, una comisión de eurodiputados acudió en estos días a La Habana para mostrar la fidelidad de comunistas y radicales del Viejo Continente a la revolución de los hermanos Fidel y Raúl Castro.

“En Venezuela hay un retroceso en las condiciones democráticas que ha sido muy brutal, y para qué decir de las condiciones económicas de vida. El éxodo de seis millones de venezolanos es la prueba más fehaciente.

 Ese no es nuestro camino y nosotros aspiramos a construir una izquierda profundamente democrática, respetuosa de los derechos humanos”, dijo Boric, que a nivel continental ya se ofrece como alternativa a las revoluciones y sus socios y aliados, que simplemente se tapan la nariz ante los abusos de sus amigos.

La condena por “conspiración por cometer menoscabo a la integridad nacional” contra Dora María Téllez, legendaria comandante dos durante la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza y exministra de Salud en los primeros tiempos de la revolución, ha sumado nuevas críticas en contra de Ortega y de Maduro. Téllez es una leyenda para la izquierda continental, no solo para Nicaragua.

“Vergonzoso”, clamó Boric, que ha mostrado su solidaridad férrea con el pueblo nicaragüense que resiste.

Noticias relacionadas

Deja un comentario