VARIEDADES:

Obispo Mario Moronta: “O cambiamos o nos vamos a llorar al valle”

La abstención y la debilidad de la oposición han marcado las elecciones regionales. «Se perdió una oportunidad», dijo el obispo Mario Moronta en el semanario Alfa y Omega, publicado por el diario ABC de España


De haberse confirmado el giro electoral en el estado venezolano de Barinas habría tenido un gran simbolismo dentro de las elecciones regionales y locales del 21 de noviembre. En este bastión del chavismo, el domingo se estimaba que el opositor Freddy Superlano llevaba una ventaja de unos 300 votos sobre Argenis Chávez, hermano del difunto presidente Hugo Chávez. 

Faltaba  el recuento de unas actas que habían estado en manos de los militares. El lunes el Tribunal Supremo de justicia ordenó suspenderlo y paralizó la proclamación del ganador.

«Es un golpe muy grave a la Constitución y a la voluntad de los electores», que «da la razón a quienes estaban en contra de participar en estos procesos», lamentaba a Alfa y Omega Eglée González, directora de la Cátedra Libre Democracia y Elecciones de la Universidad Central de Venezuela. Horas después el TSJ ordenó la repetición de las elecciones en esta región el próximo 9 de enero.

Antes de la polémica, González veía con cierta satisfacción los resultados electorales. La escasa participación de 42% no le parecía un mal dato «después de tre años de boicot electoral» de la oposición y de una campaña «completamente deslucida». Subraya que han ganado 123 alcaldías (frente a 212 del chavismo), cuando su récord eran 80; y está presente «en todos los estados». Además, «la suma de votos a todos los opositores fue mayor» a la de la coalición oficialista.

Mario Moronta, menos optimista

Menos optimista se muestra el vicepresidente primero de la Conferencia Epis­copal Venezolana, Mario Moronta. «Es cierto que la oposición ganó algunos espacios» en las alcaldías. No así en los estados: el gobierno venció en 19 de 23. Su percepción es que estas elecciones le dan un respiro al régimen dictatorial» al proyectar la imagen de que «hay posibilidad de elegir y de que la gente está más con el sistema que con una perspectiva de cambio». Esta lectura «no es la más cierta» y resulta «sumamente peligrosa».

Los malos resultados de la oposición se explican en primer lugar por la profunda división entre sus partidos. Además de que defienden distintos grados de dureza ante el régimen. González añade que intentaron usar los comicios para «medirse» y dirimir quién debe ser su líder. Esto les ha impedido ganar en muchos lugares. Como Táchira donde está la diócesis de San Cristóbal, que pastorea Moronta. Aunque «prácticamente siempre había  ganado la oposición», tanto el Gobierno regional como la alcaldía pasaron al oficialismo.

Pero hay más. La abstención alcanzó 75%, lo que allí es «un castigo» para la oposición.

En sus discursos «no aparecen temas como la emigración, la ayuda humanitaria, la recuperación, la reconstrucción del aparato productivo o la educación y la salud, que están  por el suelo: no les interesan». Les faltan propuestas concretas y liderazgo. 

Sus dirigentes están «demasiado estancados en sus personalismos particulares, en su «afán de poder, de pretender que son los que tienen la solución» y en querer «buscar sus espacios». El «quítate tú para ponerme yo». Así, paradójicamente, estas elecciones «han demostrado la necesidad de un nuevo liderazgo», a la vez que en cierto sentido «han cercenado» esa posibilidad.

Noticias relacionadas

Deja un comentario