Remigio Ceballos culpa a EE UU y Colombia de proliferación de bandas del Koki y el Conejo

«Han tratado de desestabilizar la paz y tranquilidad del pueblo venezolano, armando grupos delictivos y terroristas. Les proveen explosivos y armas», dijo el ministro para las Relaciones Interiores Justicia y Paz durante el balance sobre la Operación Guaicaipuro II en Las Tejerías, estado Aragua

(Caracas, feb 9/EN).- En su balance sobre la Operación Guaicaipuro II, en la que resultó muerto el Koki, Remigio Ceballos, ministro para las Relaciones Interiores Justicia y Paz, arremetió nuevamente contra los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, asegurando que son los artífices de la proliferación de bandas criminales que se han establecido en distintas zonas del país como la Cota 905 y Las Tejerías. Esta última dirigida por el principal aliado del Koki, Carlos Enrique Gómez Rodríguez, apodado el Conejo.

«Hemos desmantelado una peligrosa banda que operaba en el estado Aragua, en Las Tejerías, específicamente. Todo enmarcado como es muy bien sabido en la estrategia del gobierno de Estados Unidos, a través de su teoría del Estado frágil, junto a Colombia y Europa y junto a sus colaboradores traidores aquí en Venezuela. Han tratado de desestabilizar la paz y tranquilidad del pueblo venezolano, armando grupos delictivos y terroristas. Les proveen explosivos y armas», dijo Ceballos.

Sus declaraciones ocurren luego de que llovieran las críticas hacia Nicolás Maduro al conocerse que el Koki resultó muerto en Las Tejerías el martes, pues Maduro acusó meses atrás al mandatario colombiano Iván Duque de proteger al peligroso delincuente y afirmó tener pruebas de que estaba albergado en Cúcuta.

Tancol


Ceballos también afirmó que el supuesto apoyo de Colombia a las bandas criminales se circunscribe en la política de los Tancol. Este término lo sugirió Maduro para referirse a una supuesta operación colombiana para instalar grupos terroristas en territorio venezolano.

Ceballos argumentó que una demostración de esta operación es que los delincuentes utilizan teléfonos adquiridos en Colombia y Perú.

Noticias relacionadas

Deja un comentario