Conoce cuál es la forma de cuidar tus senos antes, durante y después del embarazo

Nuestros pechos o senos son una parte muy sensible del cuerpo y son los proveedores de alimento para nuestros hijos ni bien nacen y hasta que decidamos retirar el periodo de lactancia.

Es muy importante cuidar de ellos para prevenir posibles complicaciones y enfermedades como el cáncer de mama, en especial cuando emprendemos el camino de la maternidad.

Quiere a tu cuerpo, ¡cuídate! Presta atención a estos consejos.

Cuida tus senos antes de embarazarte

Es esencial cuidar tus senos antes de quedar embarazada. Para eso:

Evita exponerte al sol sin sujetador y sin protección UV. Hidrata tus pechos con una crema que contenga manteca de cacao o ácido hialurónico.

Utiliza un sujetador adecuado para la actividad que realices y que sea de la talla justa para ti. El tejido fibroso de los senos debe tener un buen soporte para evitar que se caigan.

Siempre que puedas ejercita tus pectorales y aliméntate de forma saludable, es una buena forma de prevenir el cáncer de mama. Cafeína, tabaco, alcohol y sal no son buenos para la salud de tus senos.

Durante el embarazo

Debes utilizar un sujetador de maternidad (sin alambres) sobre todo luego del cuarto mes, ya que el tamaño de tus senos irá cambiando y serán cada vez más grandes y fibrosos, con lo cual de no llevar un sostén adecuado podrías ser más propensa al dolor o molestias en los pechos.

Las cremas hidratantes que ofrecen turgencia a los pechos son muy recomendables para evitar que la piel se seque debido a los cambios hormonales y para mantenerla firme. De igual modo, también puedes utilizar aceites específicos para la piel y darte un masaje.

A la hora de higienizarte o ducharte no utilices jabón sobre tus pechos porque la piel podría secarse. Mientras tomas una ducha toma el pezón con tus dedos pulgar e índice y tira suavemente de él hacia afuera, para evitar que queden invertidos y a la hora de amamantar tengas inconvenientes.

Este es el momento de cuidar tus senos para que el periodo de lactancia esté libre de complicaciones. Por eso, debes alimentarte bien para que tu piel asimile los nutrientes necesarios para mantenerse en buenas condiciones.

Cómo cuidar tus senos en el posparto

Es recomendable que compres un sujetador especial para el periodo de lactancia ya que te resultará mucho más cómodo que uno común. No olvides comprar almohadillas absorbentes para que te ayuden a retener o a evitar fugas de leche.

Un sacaleches o extractor de leche puede ser de gran ayuda para descongestionar los pechos durante los primeros días hasta que el flujo de la misma se regule naturalmente.

Tener una crema que contenga lanolina puede ser una buena idea para aplicarte en el caso de que sientas dolor en los pezones; de igual modo, las compresas de gel frío que se colocan entre los senos y el sujetador puede ayudarte a aliviar el dolor y la tensión de los pechos hinchados.

Noticias relacionadas

Deja un comentario