Diferentes tipos de diabetes

Se caracteriza por un exceso permanente de azúcar en la sangre y puede deberse a la combinación de numerosos factores genéticos y ambientales. El factor central de esta enfermedad crónica es la falta de insulina, la hormona indispensable para que las células del organismo absorban el azúcar que necesitan.

Esta enfermedad crónica dura toda la vida. El correcto tratamiento de la enfermedad por parte del propio paciente con la ayuda de su médico debe ayudar a evitar las complicaciones de la misma. La diabetes es responsable de estados de salud deficientes y de muertes prematuras.

Los dos grandes tipos de esta enfermedad

Tipo 1

La diabetes de tipo 1, también conocida como insulinodependiente (DID) o diabetes “juvenil” porque afecta a sujetos jóvenes. Uno de sus principales síntomas es el adelgazamiento.

Representa un 10 % de los casos y se trata obligatoriamente con insulina.

Tipo 2

La diabetes de tipo 2, también conocida como no insulinodependiente (DNID) o diabetes del adulto, ya que suele manifestarse más o menos a los cincuenta años en personas con sobrepeso.

Representa un 90 % de los casos y se trata con dieta específica y, si fuera necesario, con medicamentos ingeridos por vía oral, e insulina, después de algunos años de evolución.

¿Por qué este desequilibrio de azúcar?

La diabetes es un trastorno de asimilación, utilización y almacenamiento de los azúcares aportados mediante la alimentación. Durante la digestión, una parte de los alimentos que comemos se transforma en azúcar, carburante indispensable para que las células del organismo funcionen.

La insulina, una hormona producida por el páncreas, se encarga de regular la cantidad de azúcar almacenada o “quemada” por las células. Después de atravesar la pared intestinal, el azúcar pasa a la circulación sanguínea, aumentando la presencia de glucosa en la sangre. Esta señal llega entonces a unas células particulares del páncreas (las células beta de los islotes de Langerhans), que segregan insulina.

La presencia de insulina en la sangre es a su vez percibida por las células del hígado, de los músculos y de los tejidos grasos, que reaccionan consumiendo la glucosa o almacenándola para su posterior utilización. Esto hace que se recuperen unos niveles normales de azúcar en la sangre.

Persona no diabética

1. La insulina, liberada por el páncreas, permite la absorción de la glucosa por las células. Para ello se une a un receptor específico en la superficie celular que activa una proteína cuyo papel es el de transportar la glucosa hacia el interior de la célula.

2. A través de este transportador activo, la glucosa penetra en la célula donde se convierte en energía.

3. De este modo, la tasa de glucosa en sangre (glucemia) permanece estable.

Persona diabética

1.-La insulina se produce en cantidades insuficientes (diabetes de tipo 1) o no puede asociarse a su receptor (diabetes de tipo 2) dejando al transportador inactivo.

2.-La glucosa no penetra en las células y se queda en la circulación sanguínea. La tasa de glucosa no está regulada.

3.-La diabetes está causada por una secreción insuficiente de insulina o una acción deficiente de la misma.

Cuando las células del páncreas son destruidas (diabetes insulinodependiente en sujetos jóvenes) o cuando este último esté agotado debido a una alimentación demasiado rica y a una predisposición genética (diabetes en sujetos adultos), y cuando la falta de insulina impide el correcto paso del azúcar desde la sangre hacia los tejidos, la glucemia permanece a niveles demasiado elevados después de la comida.

Diagnóstico de la diabetes

El nivel de glucosa en sangre es normal cuando es inferior a 1,10g/l en ayunas e inferior a 1,40 g/l después de una comida. La diabetes se caracteriza por unos niveles de glucosa en sangre superiores a 1,26 g/l en dos resultados.

La glucosuria es la presencia de glucosa en la orina y aparece cuando los niveles de glucosa en la sangre superan los 60g/l. Entre estos dos supuestos, existe una situación intermedia para indicar una fuerte predisposición a volverse diabético.

Noticias relacionadas

Deja un comentario