¿Qué tipo de pareja se considera usted?

¿Ansioso, evasivo o seguro? Hay quienes temen al amor y no quieren comprometerse.

La manera de amar y expresar afecto se aprende desde la infancia, estos patrones se repiten a lo largo de la vida. Existen tres modos distintos de amar.

Si se identifica con un estilo de amar que no es sano para usted o su familia, haga un buen examen de conciencia y si es necesario, busque ayuda profesional para cambiar.

Identifique

Los problemas sicológicos y los conflictos de pareja y familiares son más frecuentes en las personas que tienden a amar de manera ansiosa o evasiva. Si su pareja es evasiva, tenga paciencia, iniciar una relación con alguien distante y desconfiado es difícil porque es probable que necesite tiempo antes de empezar a hablar de sí mismo.

No le ate demasiado, ni le niegue su libertad y, si en el fondo es así porque teme su rechazo, demuéstrele con un comportamiento consistente y estable que puede confiar en usted.

Si su media naranja vive pendiente de usted, no le deja a ningún rato, hágale notar su amor, dele seguridad, pero no caiga en trampas de control y chantaje.

Cuando se ponga celoso, preste atención a lo que le dice y explíquele con calma que se equivoca, pero ‘ojo’, si sus estallidos y arrebatos emocionales son muy intensos, su relación puede acabar tornándose destructiva. Si le quiere mucho, pero le hace sufrir por sus inseguridades, piense bien si le conviene seguir.

Amante ansioso

Es una persona dependiente, celosa y pasional. Expresa sus emociones, tanto positivas como negativas, intensamente.

Otra característica de estos amantes es que sus emociones son extremas, pues pueden pasar del amor al odio en instantes. Tiene un gran deseo de cercanía y sufre angustia de pensar que pueda ser rechazado o abandonado. Constantemente se pregunta si su pareja le ama de verdad, siente dudas sobre su forma de ser, se queja de que no recibe suficiente amor, respeto o compromiso, entre otros aspectos.

Amante evasivo

Es desconfiado, no se siente a gusto en niveles altos de intimidad, prefiere no comprometerse y es muy reacio al contacto físico. Valora mucho su independencia y autosuficiencia y se queja de que sus parejas le exigen más intimidad de la que puede dar. También es un insatisfecho, pues considera que es muy difícil encontrar alguien ‘de quien valga la pena enamorarse’. En los momentos de estrés o miedo no busca el apoyo de su pareja. Huye del compromiso no porque no lo quiera, sino porque en el fondo teme ser rechazado o abandonado.

Amante seguro

Es una persona que se siente cómoda en una relación y valora tanto la intimidad con el otro, como la autonomía.

También tiende a confiar sin muchas reservas y sabe que las rupturas son normales, por eso no le preocupa exageradamente estar solo o enfrentar el rechazo. Además es una persona que está acostumbrada a dar y recibir apoyo de su pareja, sobre todo sabe que un problema puede convertirse en una oportunidad de aprender y fortalecer su relación. Es un individuo con relaciones estables y duraderas. .�

Noticias relacionadas

Deja un comentario